El Faro de Alejandría

El Faro de Alejandría

Investigación realizada por:Sofía Muñoz, Nicolás Vera y Andrés Maldonado

El arquitecto Sóstrato de Cnido recibió en el 279 a.C. un encargo del rey Ptolomeo II para construir una torre en la Isla de Faros, frente a Alejandría. Su finalidad era guiar a los navegantes de la época hacia la entrada del puerto más importante del momento.

Grandes bloques de vidrio fueron utilizados como cimientos para aumentar la solidez y resistencia contra la fuerza del mar. Bloques de mármol unidos con plomo fundido, constituyeron el resto del edificio de forma octogonal sobre una plataforma de base cuadrada, hasta alcanzar una altura de 134 metros. Sobre la parte más alta se colocó un gran espejo metálico para que su luz no se confundiera con las estrellas. Durante el día reflejaba la luz del sol, y por la noche proyectaba la del fuego a una distancia de hasta cincuenta kilómetros. Un terremoto lo derribó en el siglo XIV. Ochocientos años después de su construcción, el califa Al Walid pasó a la historia tanto por su codicia como por su ingenuidad, al hacer derribar los restos del faro con la esperanza de encontrar bajo sus cimientos un inmenso tesoro escondido.

Ptolomeo II Nació en la isla de Cos, en el Egeo, en 308 a. C., hijo de Ptolomeo I Sóter y de su tercera esposa Berenice. En 285 a. C. su padre le asoció al trono. Ptolomeo fue un rey melancólico, con poca habilidad para la guerra (al contrario que su padre), pero con un talento natural para la diplomacia, amante e impulsor de las ciencias y las artes; coleccionó manuscritos, pinturas y animales exóticos.

Fue el miembro más rico y poderoso de su dinastía. Ptolomeo II fue un gran patrón de las artes y las ciencias, al convertir Alejandría en uno de los principales núcleos culturales y de investigación del mundo antiguo. A ella acudían grandes sabios de su tiempo, como Euclides, Teócrito, Calímaco y Manetón, procedentes de todo el mundo helénico. El rey mejoró y aumentó la Biblioteca de Alejandría y el famoso Museo, financiado para realizar investigaciones. Alejandría En el año 332 a. C. Egipto estaba bajo el dominio persa. Ese mismo año, Alejandro Magno entró triunfante en Egipto como vencedor del rey persa Darío III y los egipcios lo aceptaron y lo aclamaron como a un libertador. En esa época, en Egipto había una gran cantidad de colonias griegas, cuyos habitantes no eran considerados extranjeros. En el 331 a. C., Alejandro Magno fundó la ciudad que llevaría su nombre en un lugar del delta del Nilo, sobre un poblado llamado Rakotis habitado por un puñado de pescadores. La elección del emplazamiento fue muy afortunada pues estaba al abrigo de las variaciones, además, lo suficientemente cerca de su curso para que pudiesen llegar, a través de sus aguas, las mercancías destinadas al puerto.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: